Deseo 08 de Abril

Cómo prepararte para un examen

¡Te damos los mejores tips para evitar el estrés de los exámenes!

9494vistas4opiniones

Compartir en otras redes

Por Beatriz Castillo 

 

¿Estás teniendo problemas para concentrarte al estudiar? Estos consejos te ayudarán a mantener la mente clara.

 
 
Estudiar para un examen no tiene que ser una tarea desgastante o agobiante. El secreto está en encontrar el método correcto y el que más te convenga para prepararte para ese difícil examen. Lo mejor de todo es que estos tips aplican para cualquiera, sin importar qué grado o carrera estés estudiando.
 
No tengas problemas para estudiar, aquí te decimos qué hacer.

No tengas problemas para estudiar, aquí te decimos qué hacer.

 

Los 10 mejores tips:

  • Estudia con anticipación: Organizar algo tan complicado y extenuante como estudiar para un examen puede volverse tedioso si dejas todo al final. En cuanto sepas la fecha del examen, anótala en un calendario y empieza a estudiar. No tienes que desgastarte, es suficiente organizar y repasar tus notas una vez a la semana. Al dividir un tema difícil en varios subtemas y organizarlos a través de varios días mejorará tu retención. Te va a costar trabajo y necesitarás muchísima disciplina, pero recuerda que la práctica hace al maestro.
  • Prepara el área: Busca un lugar silencioso, con buena iluminación y alejado de distracciones. No prendas la computadora ni la televisión y pon tu celular en silencio. Si necesitas música para concentrarte, procura escuchar algo que te relaje y te ayude a concentrarte, en lugar de distraerte para cantar la letra de tu canción favorita. Si no te es posible estudiar en casa, puedes ir a una biblioteca pública, ahí nada te distraerá y te sentirás obligada a repasar.
  • Encuentra el método para cada materia: No es lo mismo estudiar para un examen de matemáticas que para uno de historia o literatura, así que te conviene encontrar la mejor manera para abordar cada materia. En el caso de disciplinas relacionadas a las matemáticas, lo más recomendable es practicar haciendo muchos ejercicios hasta que la forma de reponerlos se vuelva algo natural para ti. Si tienes que memorizar muchas fechas y nombres, el secreto se encuentra en la repetición. También puedes utilizar claves mnemónicas (frases fáciles de aprender que se utilizan para recordar conceptos más difíciles) para memorizar grandes cantidades de información.
  • ¿Sola o acompañada? A veces nos cuesta trabajo encontrar la disciplina y el orden requeridos para repasar por cuenta propia, por lo que conviene encontrar a alguien más para estudiar juntos. Esto nos ayuda a tener la obligación y dedicación de estudiar, el único problema es que entre más personas estén presentes es más fácil distraernos y sin darnos cuenta, ya estamos hablando de chicos, películas y cualquier otra cosa sin relación al examen. Si eres súper parlanchina y dispersa cuando estás en compañía de alguien más, tal vez te convenga estudiar sola. Lo que importa en realidad es encontrar lo que más funcione para ti.
  • Aprende a resumir y priorizar: Si tienes una guía de estudio, utilízala para separar los temas más importantes y enfócate primero en los que más trabajo te cuesten. Organiza los temas en tarjetas y escribe en ellas la información más importante. El simple hecho de volver a escribir sobre un tema nos ayuda a retenerlo mejor.
  • Toma descansos: Está comprobado que es mejor estudiar durante 50 minutos y descansar 10, que estudiar 6 horas seguidas. Estírate, camina y come almendras, fruta o yogurt para reponer la glucosa que tu cerebro utiliza cuando estudias. Cronometra tu tiempo de descanso para que no te pases y evita distracciones como la televisión o la computadora, se trata de que te relajes y aclares tu mente.
  • Reconoce cuándo debes detenerte: Siempre te pasa lo mismo. Dejas todo al final y a la mera hora estás a las carreras. Son las 12 de la noche y tú simplemente no terminas de estudiar. Te tenemos una terrible noticia: Unas 12 horas antes del examen, las probabilidades de retener nuevo contenido son cada vez menores. ¿Ahora comprendes por qué conviene estudiar con anticipación?
  • Duerme bien: Otro punto en contra de dejar las cosas al final y esperar al último momento para estudiar es que si te desvelas, al día siguiente no tendrás la energía y concentración necesarias para contestar el examen. Procura dormir 8 horas para que despiertes preparada y con todo el enfoque del mundo. ¡Otra razón más para repasar con tiempo!
  • Empieza bien el día: Inicia el día con mucha energía con un desayuno sustancioso y con actividad física. Verás que un poco de ejercicio ligero o una pequeña serie de estiramientos pueden hacer una gran diferencia en tu estado de ánimo y tu concentración a lo largo del día. Pon a trabajar tu cerebro con un poco de lectura sin relación al examen o con ejercicios mentales como sopa de letras o crucigramas. Procura evitar el consumo excesivo de café, ya que solo te pondrá más nerviosa.
  • Relájate: El gran día ha llegado y es hora de poner en práctica todo lo aprendido. Antes de empezar el examen, respira muy profundo y piensa que, después de dedicarle tanto tiempo a tus estudios, estás preparada para lo que sea. A fin de cuentas, si te has empeñado en estudiar a lo largo del ciclo escolar y seguiste todos nuestros consejos, estarás tan preparada que la prueba pasará de volada.
 
 
SRA 
 
 

 

Síguenos en:

TAGS

¿TU QUE OPINAS? PARTICIPA, EXPRESATE :)

500 caracteres disponibles

Copyright © 2014 - Todos los derechos reservados
Grupo Editorial Notmusa

Diseño y Desarrollo