Cómo superar los obstáculos con tu galán

Si estás dispuesta a salvar tu relación, sigue estos consejos.
COMPARTE
Foto:
2013-10-22 | Autor :

Por: Beatriz Castillo

Un pequeño problema no es razón para terminar un noviazgo, pero muchas veces nos cuesta trabajo encontrar la manera de solucionarlo, por más que la respuesta sea sencilla.

¿NUEVO NOVIO? ¡EMPIEZA CON EL PIE DERECHO!

Piensa en la clase de cosas que no te gustaría que tu chico hiciera jamás y por la que seguro tronarían, como infidelidades, violencia física o verbal, coqueteos indebidos o una falta de compatibilidad.

Todas estas son razones válidas para terminar, pero a veces tronamos con alguien por cosas más pequeñas y el problema es que no supimos manejar bien la situación en el momento en el que apareció el pleito.

Para empezar, hay muchos elementos que deben formar parte de una buena relación, como la comunicación, confianza, lealtad y apertura. Tienes que estar dispuesta a entender a tu chico y esforzarte por ver las cosas como él las ve, por más trabajo que te cueste.

Algo que es extremadamente importante es contarse las cosas, si no hablas con él, no esperes que lo haga contigo. La comunicación es esencial para evitar que los problemas surjan pero sobre todo, para saber manejarlos como pareja. El secreto está en desarrollar una dinámica que les funcione y esforzarse por solucionar sus problemas antes de que se vuelvan más grandes.

Atención a esto:

Habla con él: Si existe un problema entre ustedes dos no se va a solucionar a menos de que lo platiques. No te lo guardes y habla con él en ese mismo momento, así evitarás que todo se salga de control. Algo que debes recordar es que también tienes que escuchar cuando sea su turno de hablar, ¡por algo las relaciones son de dos!

Dale espacio: A algunas parejas les funciona tomarse unos minutos, horas o incluso días para pensar las cosas y solucionar el problema en su mente. Si lo único que hacen es discutir sobre el tema y nunca llegan a nada, tal vez lo mejor sería tomarse un poco de tiempo para razonar las cosas y sobre todo, para ver la situación desde el punto de vista de la otra persona.

Aprende a ceder: Todas tenemos algo de orgullo dentro de nosotras, pero en una relación no siempre es buena idea ser así. Tienes que saber cuándo es momento de ceder un poco o sacrificar algo por el bien de la relación.

No lo obligues a nada: Si no está listo para hablar, no tienes por qué obligarlo a que lo haga. Espera a que el momento sea adecuado y verás que él te dirá las cosas. Seguramente a ti no te gustaría que te obligaran a hablar cuando no quieres hacerlo, ¿o sí?

No hablen cuando estén enojados: Si siempre terminan teniendo discusiones acaloradas, lo mejor sería encontrar un momento en el que ninguno esté de malas y hablar las cosas tranquilamente. No se trata de sacar las cosas en un mal momento, sino de encontrar la manera de que los pensamientos de ambos estén en orden para que no exploten.

PELEAS QUE TODAS LAS RELACIONES TIENEN

SRA

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?