Errores que cometemos al aplicarnos el blush

Dales la vuelta.
COMPARTE
Foto:
2015-08-05 | Autor : Redacción

El rubor es obligado para resaltar nuestros pómulos, afinar las facciones y darle luminosidad top a nuestro rostro, pero ¿por qué no siempre logramos este efecto? La respuesta es muy simple: no sabemos aplicarlo correctamente. Checa los típicos errores al usar blush y no caigas en ellos.

Deja de hacerlo:

Color a la ligera. Eso de elegir el tono de tu blush sólo guiándote por el que te gusta no aplica, vete por el que haga match con el tono de tu piel, si eres de tez blanca, opta por los rosados o melocotones, en cambio, si tu piel es morena o apiñoñada los terracota son los que van perfecto contigo. Un tip extra es que presiones tus mejillas con tus dedos y te fijes de qué color se ponen, pues ¡ése es el color de blush a tu medida!

Nada con exceso... Si crees que entre más te pongas, mejor te verás, ¡al contrario! El rubor es para que tu rostro se ve resplandeciente, pero lo natural es obligado. Si lo cargas, no sólo te verás mega artificial, sino que parecerás payasita. Auch!

Zona de riesgo. Nada de esparcirlo sobre las mejillas, ¡se ve fatal! El punto justo es sobre tus pómulos, para no errarla, sonríe frente al espejo y donde se eleve el hueso es donde debes aplicar el rubor, dirigiéndolo hacia tus sienes. Hazlo con movimientos suaves.

Saltarte la base. Ponerte base te ayudará a que el rubor dure intacto por más tiempo, si no es tu hit, prueba una bb cream, el resultado será el mismo.

Brochazo fallido.La brocha angosta no funciona, así que cámbiala por una gruesa. Difumina con moves ascendentes y descentes, el chiste es que se vea uniforme, sin líneas perdidas.

Usa tu blush a la segura y prepárate, porque tu aspecto será espectacular.

LAG

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?