Mitos del maquillaje

Deja de creer todo lo que te dicen y conoce la verdad hoy mismo.
COMPARTE
Foto:
2014-05-15 | Autor :

Por: Beatriz Castillo

¿Compartes tu rímel con tus amigas? ¿Sabías que esto podría ocasionarte un grave caso de conjuntivitis? Compartir el maquillaje es algo que no deberíamos hacer, pero nos parece lo más normal del mundo.

Existen muchísimos mitos del maquillaje que vamos a desmentir lo antes posible. Obvio necesitamos cuidar nuestra piel, pelo y uñas, pero también de nuestros productos, ¡a menos de que queramos una infección en el ojo o algo peor!

Y no todos son relacionados a la salud. Hay algunos mitos que simplemente tratan de moda o estilo, pero la verdad no tienen ningún sentido. ¡Vamos a conocer la verdad!

Checa esto:

Labial rojo: Se cree que el labial rojo no es para todas, pero esto es totalmente falso. Lo que sí te recomendamos es encontrar el tono perfecto de rojo que funcione con tu complexión. Tal vez te serviría un rojo que se acerque más al anaranjado o quizás te funcione mejor algo más obscuro y opaco. ¡Todo depende de lo que te guste! Lo importante es que una vez que encuentres el tono ideal para ti, lo uses con seguridad y confianza.

Caducidad: Todos los productos de maquillaje tienen fecha de caducidad, así que ten muchísimo cuidado. La regla principal es que después de dos años, ya es momento de tirarlos a la basura, pero debes fijarte en el olor y la apariencia. Cada producto tiene una fecha de expiración distinta, pero si luce raro o huele mal, ¡es hora de decirle adiós!

Limpieza: Es súper importante que limpies tus brochas al menos una vez a la semana, pero quizás no sabías que el maquillaje también se ensucia. ¿Quieres ponerte bacterias en la cara? ¡Obvio no! Hay productos especiales para mantener limpio tu maquillaje que funcionan a manera de spray, pero la solución más sencilla es quitar una pequeña capita de la parte superior de tu maquillaje cuando veas que está un poco sucio.

Acné: A pesar de lo que has oído, el acné no es ocasionado por el maquillaje, siempre y cuando lo estés utilizando de la manera correcta. Tienes que poner muchísima atención a la forma en que tu piel reacciona con cada producto. Lo mejor es encontrar productos que funcionen bien con tu tipo de piel y aprender a reconocer las señales de alerta para evitar problemas.

SRA

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?