Broncéate sin dañar tu piel

Si lo único que le falta a tu maleta es el bronceador, pon mucha atención a nuestros tips.
COMPARTE
Foto:
2013-06-13 | Autor :

Con las vacaciones a la vuelta de la esquina, seguro no puedes esperar para llegar a la playa, pero no olvides proteger tu piel utilizando el bronceador adecuado.

A pesar de que tomar el sol con moderación puede ser beneficioso para nuestra salud, también puede llegar a causar diversas enfermedades en nuestra piel, por lo tanto, protegernos contra sus efectos es extremadamente importante, especialmente durante el verano.

Los rayos ultravioleta están formados por radiación invisible que penetra nuestra piel y podría causarnos envejecimiento prematuro, daño ocular o hasta cáncer de piel además de lunares, manchas, pecas, arrugas y estrías.

El factor de protección solar FPS indica la cantidad de minutos que un bronceador o bloqueador puede proteger tu piel sin riesgos. Toma en cuenta esto al momento de elegir un bronceador.

Si eres de piel poco sensible y rara vez presentas enrojecimiento, se recomienda usar una protección de entre 2 y 6 FPS, si tu piel es sensible y a veces presentas enrojecimiento, te recomendamos un bronceador de entre 6 y 12 FPS, si tu piel se enrojece con frecuencia, debes buscar un bronceador de entre 12 y 20 FPS y si tu piel es extremadamente sensible, necesitas una protección muy alta, superior a los 20 FPS.

Además de tomar en cuenta el factor de protección, también deberías pensar en adquirir un bronceador con una fórmula resistente al agua para que no tengas ninguna preocupación.

Lo que debes saber:

Es muy importante aplicar el bronceador por la mañana, con un mínimo de 20 minutos antes de tomar el sol y renovar la aplicación a lo largo del día, especialmente si estuviste acostada en una toalla.

Procura no permanecer en el sol por más de 45 minutos diarios, ya que en lugar de broncearte, estarás causándole daño a tu piel

Algo que debes tomar en cuenta es que te bronceas mejor mientras caminas que cuando estás acostada, ya que el bronceado es más uniforme y causa menos daño a tu piel.

¡No olvides aplicar bronceador aún en un día nublado! Los rayos del sol siguen actuando e incluso podrían provocar quemaduras.

El tip más importante es hidratar tu piel después de asolearte. Esto calmará el ardor y le proporcionará a tu piel la frescura necesaria para que tu bronceado se vea increíble. ¡Recuerda hidratar tu piel hasta el cansancio después de haber tomado el sol!

SRA

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?