¿Estás lavando bien tu rostro?

Este hábito tan común también tiene sus trucos.
COMPARTE
Foto:
2014-01-08 | Autor :

Algo tan fácil como lavarte la cara no puede tener mucha ciencia, ¿cierto?

Desde pequeñas te enseñaron que lavar tu rostro es lo mismo y conlleva la misma técnica que si tuvieras que limpiar tus piernas; tomas una esponja, la llenas de jabón y la pasas por todos lados. No es complicado, no te hace gastar mucho tiempo y, sobretodo, no es tan importante como para darle un poco más de tiempo ni esfuerzo.

Y, mientras que muchas chicas sí se lavaron el rostro por varios años de esta forma y nunca les sucedió nada malo, hay una gran cantidad de daños en la piel que puedes evitar si cuidas tu cara de una forma diferente.

Desafortunadamente la piel es sensible y, a medida que pasa el tiempo, la contaminación, el polvo, los residuos y los rayos solares van empeorando por lo que, la primera que se ve afectada es tu salud y belleza.

Así que no te cuesta nada prestarle un poco más de atención a tu rostro, después de todo es tu carta de presentación y has estado cuidándola mal desde la forma en que lo limpias diariamente pero jamás te habías dado cuenta.

Lo mejor de todo es que no necesitas productos carísimos y extravagantes para cuidar la piel de rostro.

Tips

¿Con qué lavas tu rostro? Porque si nos respondes que con jabón y agua, te vamos a tener que has estado cometiendo un error ¡todo este tiempo! El jabón seca la piel y, mientras que esto no es malo para todo tu cuerpo, tu rostro sí se ve un poco afectado. Es por eso que, en lugar de utilizar algo tan cotidiano como un jabón, es necesario que utilices una loción específica para limpiar el rostro; podrá limpiarlo, humectarlo y dejarlo más terso que antes.

Lava tu rostro todas las noches y sin excepción alguna; después de una larga jornada de clases, transporte público y salir a la calle, tu rostro estará lleno de polvo, suciedad y otro tipo de partículas que no le hacen bien a nadie. No seas agresiva con tu piel, a la hora de limpiarla, tómate unos minutos de más para ser gentil y hacerle un leve masaje en movimientos circulares para cubrir cada parte.

Es mucho mejor que laves tu rostro en un lavabo que debajo de la regadera para poder utilizar agua fría en lugar de caliente. Lo que hace la caliente es secar y quemar un poco tu rostro, mientras que la fría cierra los poros y la rejuvence.

Necesitas exfoliar tu rostro después de lavarlo; recuerda los productos que utilices para limpiar ¡no sirven por completo! Las células muertas que se han acumulado a través del día no desaparecerán con solamente un poco agua; necesitas algo un poquito más agresivo y eficiente: tu exfoliante. Hazlo solamente dos o tres veces a la semana y lucirás un rostro libre de imperfecciones y cicatrices. Además no es caro, puedes hacer tu propio exfoliante con azúcar o sal y un poco de miel.

Después de exfoliar tu rostro, es primordial que apliques tu crema humectante favorita con movimientos circulares; esto la protegerá e hidratará mientras duermes, acelerando así el proceso de recuperación y regeneración de la piel.

¿Cada cuándo te desmaquillas? Porque ésta pregunta está completamente prohibida, realmente tienes que desmaquillarte ¡todos los días! Y sin excepción. Los restos de maquillaje te maltratan y saturan los poros con químicos así que, además de provocar brotes de acné, tu piel se sentirá más grasosa de lo normal.

¿Lavas bien tu rostro?

ABS

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?