Mi primera depilación de bikini ¡por completo!

Silvia nos cuenta su experiencia, los cuidados que tomó y todo lo que vivió durante la depilación.
COMPARTE
Foto:
2013-03-15 | Autor :

Por: Silvia RuizArceo
Jamás imaginé que depilarme el bikini iba a ser tan doloroso y cómodo a la vez.

Un día decidí que debía darle mantenimiento a esa zona de 'allá abajo', así que me puse a investigar en qué lugar podía hacerme una depilación de bikini y me topé con Wax Revolution.

Hice mi cita y me dispuse a sufrir por un rato a ver qué tal quedaba todo; lo primero que hice fue preguntar cómo debía ir y si había algo que podía hacer para disminuir el dolor que estaba a punto de sufrir.

Las chicas de Wax Revolution me recomendaron recortar mi vello púbico de unos 2 centímetros y me preguntaron en qué semana de mi ciclo menstrual me encontraba, ya que si lo haces más cerca de que llegue tu menstruación o pocos días después el dolor es mayor.

Para mi suerte estaba justo a la mitad de mi ciclo, así que todo iba perfecto. Llegue a tiempo para mi cita y me pasaron a un cuarto, muy bonito de hecho, me pidieron que me quitara todo lo de abajo, hasta mis 'chones', me cubrí con una toalla que me proporcionaron y me acosté en una cama de masajes, cubierta con estas telas que hay en los hospitales.

Estando ahí acostada pude observar unos botes con ceras de colores, no dudé en preguntar para qué servía cada una y resulta que una es para el vello grueso, otra para piel sensible que fue la que usaron conmigo y otra para los vellos delgaditos.

La chica entró al cuarto y súper amable me hizo plática, yo creo que fue para que se me bajara el nervio. Retiró la toalla y quedé expuesta a todo, claro que me dio muchísima pena, pero Cristina me contó que también era enfermera, al igual que la mayoría de las chicas que se dedican a esto, así que pensé en que ya había visto muchas más cosas o hasta peores y me puse en sus manos.

Me puso una crema para cuidar mi piel y después aplicó la cera, estaba algo caliente, pero como son especiales e importadas no me quemó nada. Después de que se secara un poco, me pidió que respirara y soltara el aire lo más fuerte que pudiera, fue ahí, en ese momento, cuando jaló la tira de cera y ¡zaz!, la primera parte había sido eliminada.

Claro que grité, pero a los pocos segundos el dolor desapareció y así con las siguientes zonas; después comenzó a quitar los vellitos que quedaban y fue súper cuidadosa con mis partes. No lo podía creer, todo había desaparecido en cosa de minutos y se sentía tan raro...El dolor había desaparecido y sólo estaba algo irritado, así que me dieron varios tips para disminuirlo y evitar futuros vellitos enterrados:

Chequen esto:

No bañarme ni sumergirme en agua caliente durante las siguientes horas.
No asolearme.
No utilizar instalaciones de vapor o saunas.
No someterme a tratamientos de rayos UV como camas de bronceado.
No usar ropa muy ajustada.
No utilizar maquillaje, fragancias, cremas o desodorantes.
No tocar, rascar o frotar la zona depilada.
No hacer ejercicio o actividades que causen sudor y fricción para evitar infecciones.
Después de 48 horas, exfoliar la zona del bikini cada tercer día, esto para eliminar la piel muerta que causa granitos y vellos enterrados.

La verdad es que ahora que la irritación desapareció, está increíble, es mucho más cómodo e incluso cuando andas en tus días, te sientes más limpia y fresca.

Muchas gracias a Wax Revolution por sus atenciones y sus cuidados, definitivamente es algo que voy a seguir haciendo y ahora que se me quitó el miedo, les puedo recomendar ampliamente que lo intenten, así sea una depilación de bikini normal solo las orillas o brasileña completa, es algo que todas las chicas debemos hacer por lo menos una vez en nuestras vidas.

SRA

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?