Pequeños cambios para sentirte más saludable

¿Quisieras ser más sana y sentirte mejor? ¡Es súper fácil!
COMPARTE
Foto:
2013-05-30 | Autor :

Sentirte bien es más fácil de lo que crees y sólo necesitas realizar pequeños cambios en tu vida para empezar a notar la diferencia.

Todas quisiéramos ser más sanas y tener más seguridad en nuestro cuerpo, y esto no solo es importante por cuestiones estéticas, sino por salud. No se trata de perder peso, sino de sentirnos mejor y tener más seguridad, pero algo muy positivo de todos estos tips es que te harán lucir de maravilla.

Checa esto:
Duerme bien: ¿Sabías que no dormir lo suficiente puede impactar tu peso? Esto es porque cuando duermes menos de lo que deberías, te sientes cansada y necesitas recuperar energías, por lo que comes más de lo que deberías. Duerme 8 horas para que te sientas con toda la energía del mundo y no estés buscando antojitos a la mitad del día.

No te saltes el desayuno: Es necesario consumir un desayuno sustancioso y rico en nutrientes para que tu metabolismo se active desde el principio del día. Además, si desayunas bien tendrás menos hambre durante el día, lo que evitará que quieras llenarte con frituras y comida chatarra.

Reduce tus porciones: No nos damos cuenta pero las porciones son cada vez más grandes, especialmente en cadenas de restaurantes norteamericanos. Deja de pedir papas y refresco grandes y haz un esfuerzo por pedirlas de tamaño chico o mediano. También aprende a reconocer cuando te sientas llena para que evites seguir comiendo.

No comas mientras estás distraída: ¿Te ha pasado que estás viendo la tele mientras comes alguna fritura y de pronto ya te acabaste toda la bolsa? Esto puede llevarte a comer de más, ya que si tu cerebro está ocupado en otra actividad, no sabe cuándo dejar de pedir alimento. Come a las horas adecuadas y mastica bien tus alimentos para que puedas aprovechar todos los nutrientes que necesitas. ¡Y deja esa bolsa de papitas!

Aléjate del refresco: Nunca nos damos cuenta de la cantidad de refresco que tomamos pero esto puede ser muy dañino, ya que contienen demasiadas calorías y también azúcar, lo que hace que te dé más hambre y quieras comer más a lo largo del día. ¡Cambia el refresco por aguas de sabor o tés naturales!

SRA

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?