¡Tu casa te hace engordar!

Aunque no lo creas, la decoración de tu casa puede ser la culpable de esos kilos de más. ¡Entérate!
COMPARTE
Foto:
2012-05-14 | Autor :

subAunque no lo creas, ciertos colores y formas pueden hacer que te de mucha hambre y otros pueden provocar el efecto contrario y ayudar a mantenerte en forma.sub

Hay muchos factores que hacen que la decoración de tu casa haga un efecto en tu mente y provoque que comas de más, tengas antojos e incluso pienses en comida cuando estás satisfecha.

subCheca estos consejos para que tu casa no sea la culpable de esos kilitos de más.sub

#listaD#
Toma nota:
Colores: Los colores que debes evitar para no engordar son los rojos, anaranjados, rosados y amarillos, sobre todo en el área de la cocina y el comedor; en su lugar usa azules pasteles, verdes, blanco y beige.
Platos: Es extraño pero real, la forma del plato influye en tu apetito. Los platos cuadrados hacen que tengas menos hambre, pero los redondos te dejan con ganas de más. El color del plato es importante también, aquí debes evitar los rojos, amarillos, anaranjados y rosados.
Espejos: Colocar un espejo enfrente de ti cuando estás comiendo hace que te enfoques en qué y cuánto estás comiendo, lo que te hace más consciente de los alimentos que estás ingiriendo.

Desorden: Acumular cosas y objetos representa esos kilos de más en el cuerpo, y el ambiente de la casa en donde ese desorden se encuentra representa un aspecto de nuestras vidas. La cocina, por ejemplo, simboliza nuestro bienestar, por eso debes mantenerla ordenada, al igual que el baño; tira o regala las cosas que ya no usas o que ya no te sirvan, y mantén siempre limpio y aromatizado el espacio.
Televisión: La TV es el peor enemigo a la hora de querer bajar de peso. Si no quieres pasarte horas frente a la pantalla comiendo papitas, desenchúfala y mantenla tapada con una tela para que no sientas la tentación de encenderla.
Aromas: Las esencias de aceites naturales son súper efectivos para mantener el hogar oliendo "rico” y algunas otras como la menta, vainilla, manzana verde y la canela te ayudan a reducir el apetito.
La cama: El último secreto es mantener el cuarto en orden y con la cama hecha. Dejar la cama desarreglada al salir de tu casa hace que al regresar te avientes sobre ella y no salgas de ahi en todo el día, esto hará que abras tu apetito y te den ganas de ir a la cocina por algo suculento y engordador.

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?