"No necesitas superpoderes para ser poderosa" y otras lecciones que nos dejó Frozen 2

Ana no tiene poderes como Elsa, pero aún así, le ha salvado la vida a su hermana un par de ocasiones...
COMPARTE
Foto: Disney
2019-11-29 | Autor : Gaby Gallardo

No importa qué edad tengas, Frozen es una de las películas contemporáneas de Disney que no puedes perderte, y la segunda parte es tan asombrosa como la primera. 

Nos encanta que ésta peli sea sobre una historia de amor pero no precisamente en el sentido romántico, sino entre dos hermanas que saben que se necesitan una a la otra: Elsa y Ana. 

Hay muchas lecciones de vida que podemos rescatar de Frozen 2 y aquí van: 

 

CON TODO Y MIEDO HAY QUE AVANZAR HACIA EL CAMBIO 

 

Es complicado no tenerle miedo al cambio, qué increíble que haya muchas personas que no le teman pero la mayoría tenemos que aceptar que lo desconocido hace que nos tiemblen un poquito las piernas y está bien, es normal, el grave error estaría en dejar que ese miedo nos detenga para ir por lo que queremos. 

 

 

 

ENTRE HERMANXS TENEMOS QUE SER NUESTRXS MAYORES FANS 

 

“Ay, Elsa, ¿cuándo verás en ti lo que yo veo”, es lo que expresa Ana en uno de esos días en los que Elsa no se siente lo suficientemente poderosa. Y es que para eso somos los hermanxs, para ser fans que te recuerden todo lo que brillas. 

 

 

LA VERDAD SÍ TE HACE LIBRE 

 

Si ya viste Frozen 2, recordarás que había un secreto por ahí que estaba haciendo mucho daño...por quedarse décadas sin salir a luz. 

La verdad siempre te libera, aunque te aterre decirla, al final, un peso enorme se quita de encima si eres lo suficientemente valiente. 

 

NO NECESITAS SUPERPODERES PARA SER PODEROSA 

Ana no tiene poderes como Elsa, pero aún así, le ha salvado la vida a su hermana un par de ocasiones, literal, sin Ana, Elsa no estuviera viva y eso sólo nos comprueba que Ana es igual de mágica que Elsa. 

 

 

El AMOR VERDADERO PERMANECE 

 

Elsa y Ana le dan significada a la frase: “El amor verdadero permanece”. Por que a pesar de todo, siempre se eligen la una a la otra. 

 

NUNCA HAY QUE DEJAR DE MOVERSE 

 

Un paso a la vez siempre, a pesar de que el dolor se te salga del pecho.

Ana creía que ya había perdido a Elsa para siempre, pero eso no la detuvo, siguió con todo y dolor caminando hacia su misión, sabiendo que quedarse en el suelo por un rato estaba bien, pero ese no era un lugar para vivir. 

 

 

 

QUIEN ES PARA TI, LLEGA JUSTO A TIEMPO 

 

 

 

Ana tiene un amor que la vuelve loca y al cual deja por perseguir a Elsa, pero eso no quiere decir que la relación terminaría ahí, pues por amor se lucha pero además, se llega justo a tiempo, ni antes ni después. ¡El amor que le tiene él a Elsa la salva justo en el momento que ella lo necesitaba! 

 

PEDIR PERDÓN ES TAN IMPORTANTE COMO PERDONAR 

 

Si no eres de esas personas que suelen pedir perdón, inténtalo. Nunca te sentirás tan en paz como cuando aprendes a reconocer que te equivocas y que has lastimado y entonces, sale de ti un sincero: “Lo siento”. 

 

 

LA ADVERSIDAD PUEDE SACAR LO MEJOR DE TI 

 

El bosque encantado significa transformación. Ese lugar estuvo lleno de cosas difíciles que a la salida, sacaron lo mejor de cada uno de los que estuvieron dentro. 

 

 

Los días malos te cambian para bien y eso sólo puedes determinarlo tú. 

 

“Siento que éste bosque en verdad nos cambió a todos”, dice uno de los personajes principales de la película. 

 

APRENDER A SOSTENER ES TAN IMPORTANTE COMO APRENDER A SOLTAR 

 

Frozen 2 es el momento en el que Ana entiende que su lugar, su hogar, no es el mismo sitio que el de Elsa. Porque al final, son hermanas y eso no cambiará pero también son seres individuales que se sienten plenos en distintos lugares. 

 

v

 

A Elsa y Ana no las une que vivan juntas, las une el corazón y eso, más que mágico, es una decisión diaria de ser equipo por la eternidad. 

 

 

¿Con qué otra lección de vida te quedas de Frozen 2?

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?
Tags: 
Frozen 2
Lecciones
Vida
Disney

RELACIONADAS