5 trucos para dejar de ser indecisa

Deja de darle tantas vueltas y ¡decídete!
COMPARTE
Foto:
2014-04-03 | Autor :

Si eres de las que va a una tienda y te la piensas una y mil veces antes de comprarte algo que te gustó, tardas horas en ordenar cuando vas a un restaurante, día a día sacas toooda la ropa de tu clóset antes de irte a la escuela y nomás no sabes qué ponerte, pues aunque lo dudes, actuar así le da un golpe bajo a tu confianza, así que deja el miedo a un lado y échale ganas para aprender a tomar decisiones con seguridad. No le saques y "toma al toro por los cuernos”.

1. No lo dejes para mañana

Proponte tomar decisiones desde ya, puedes empezar por cosas pequeñas, por ejemplo hazte ese corte de cabello al que siempre le has tenido ganas y que no te haz hecho por miedo o ve al centro comercial y corre por esa blusa que tanto te gusto el fin de semana pasado, etc. El caso es que si quieres algo, lo tomes o lo hagas en fá, sin titubear.

2. Aviéntate a lo desconocido

¡No le saques! Si vas a la playa y te sientes fatal, porque sólo con ver el mar te dan unas enormes ganas de echarte un chapuzón, pero no hay manera porque no sabes nadar, ¡qué esperas! Lánzate al centro social o al club más cercano a tu casa y toma clases de natación, nunca es tarde. Aunque al principio te resulte raro por ser una experiencia nueva, te quitarás el pánico y, de paso, te olvidarás de sentir frustración en tus próximas vacas en la playa. El punto es que no dejes de hacer las cosas por el miedo que te da hacerlo por primera vez. De lo único que uno puede arrepentirse es de no hacer las cosas y no al revés.

3. Piensa en ti y sólo en ti

Deja de preocuparte por el qué dirán los demás, que si te critican por estudiar 'x' carrera, salir con "sutanito”, vestirte de determinada manera, etc; ¡que te valga! Recuerda que es tu vida y sólo tú tienes el poder de decidir qué haces y qué no. No pretendas recibir el aplauso ajeno por cada una de tus acciones, todos somos únicos y cada cabeza es un mundo. Siéntete capaz de elegir lo que es mejor para ti, si la gente juzga es su problema. Vive tu vida y muévete con un solo objetivo: ser feliz.

4. Rodéate de personas positivas

Esto tiene mucho peso en el momento en que te animas a tomar y asumir decisiones, porque la negatividad de este tipo de gente se contagia y roba tu energía y entusiasmo, aspectos que son híper necesarios al momento de sentirte bien contigo y segura de irte por tal o cuál opción. Imagínate que le cuentas a tu mejor amiga negativa que quieres pedir trabajo de medio tiempo en un café que te encanta y ella, en vez de echarte porras, te bajonea diciéndote que seguro te van a pedir experiencia o que no te conviene porque vas a empezar a bajar en tu notas de la escuela, ¡fail! Lo más seguro es que te haga titubear y, si encima no sabes defender tus convicciones, terminará por desanimarte. En cambio, tener a tu lado a chicos optimistas que te alienten en lo que te lata es un plus a la hora de dejar de ser indecisa. No necesitas de "piedritas en el camino”.

5. No le des tantas vueltas

Cierto, la mayoría de las veces hay que pensar en las posibles consecuencias de nuestros actos para regarla lo menos posible, pero en tu caso y al tratarse de dejar de ser indecisa, lo mejor que puedes hacer es darte el permiso de no darle tantas vueltas a un asunto antes de irte sobre una opción,a fin de que te sea más leve elegir y te avientes libremente. Entre más la piensas, menos te arriesgas. Si se te presenta una oportunidad, tómala, piensa que las buenas oportunidades sólo se presentan una vez, así que hay que tener el valor de decirles "si”.

No dejes que la indecisión te vuelva su marioneta y empieza a tomar tus decisiones ya. Verás que hacerlo te hará sentir contenta y segura tanto de ti como de tu criterio. ¡Tú puedes! ;D

LAG

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?