No sé qué hacer con mi vida

¿Todavía no sabes qué camino tomar? Toma nota.
COMPARTE
Foto:
2013-09-18 | Autor :

Por Beatriz Castillo

El secreto se encuentra en dejar de asociar las responsabilidades de tu futuro con algo malo. Sí es posible encontrar algo que te haga feliz y dedicar tu vida a ello.

8 COSAS QUE PUEDES HACER SIN INTERNET

¿Te imaginas que no tuvieras ninguna responsabilidad? Sería tan sencillo no tener ninguna preocupación en la mente y dejarnos llevar por la vida. El problema es que muchas de nosotras asociamos las responsabilidades con algo malo, en lugar de verlas como algo que nos puede brindar felicidad.

Llega una etapa en la vida de todas en la que tenemos que empezar a pensar en nuestro futuro. Si aún no estás muy segura de lo que quieres, puede que pases horas y horas preocupándote por lo que harás con tu vida. Después de tanto nunca llegas a una solución y sigues evitando el problema durante más tiempo. Aquí lo preocupante es que, si sigues evitándolo, eventualmente te alcanzará.

Lo primero es dejar de comparar tu vida con la de los demás. Seguro tienes alguna amiga que desde hace años ha estado segura de lo que quiere estudiar. Es muy fácil sentirse intimidada por su seguridad y comenzar a cuestionar nuestro propio destino pero no puedes medir tus esfuerzos de acuerdo a los ajenos. ¡Cada quién tiene un camino distinto!

Tranquila. Relájate por un momento y contempla tu vida. Mira en tu interior y responde estas preguntas:

¿Te sientes cómoda con la persona que eres en este mismo momento?

Si tuvieras la opción de dedicar tu vida a ello, ¿qué es lo que más feliz te haría?

¿Estás dispuesta a tomar los riesgos necesarios y trabajar muy duro para conseguir lo que quieres?

Nadie puede responder esas preguntas por ti. Sólo tú misma conoces las respuestas.

Para ayudarte a elegir un camino de vida, podemos dividir el proceso en tres etapas:

La primera es pensar más allá de lo posible y concentrarte únicamente en tu felicidad. Piensa a qué te gustaría dedicarte por el resto de tu vida. ¡No pongas ningún pretexto! Por ahora no te preocupes por obligaciones, responsabilidades o ataduras. Simplemente piensa en lo que más feliz te hace en esta vida. Si existen dos o tres cosas, no te preocupes. Piensa en todas las opciones posibles.

La segunda etapa es pensar en los obstáculos que se te podrían presentar una vez que hayas elegido una o más opciones de vida. Aquí entra el tiempo, el dinero, las habilidades y aptitudes personales, entre otros. Esto nos sirve para aterrizar nuestros sueños. No significa que seas pesimista; sino realista.

Ahora que ya conoces las dificultades, es momento de empezar a investigar las opciones que tienes a tu alcance. Si descubriste que te encanta la música pero no crees tener las habilidades para ser un artista profesional, ahora es momento de pensar en otro tipo de carreras que estén relacionadas y que puedan hacerte feliz mientras aseguran tu estabilidad económica y emocional, como por ejemplo, la Producción Musical, Ingeniería en Audio o Relacionista Pública de Artistas, tomando en cuenta el caso anterior.

Deja de pensar en todo lo que podría salir mal y comienza a concentrarte en todo lo que puede salir bien. Encuentra inspiración y motivación en lo que te hace feliz y no te preocupes por nada más.

ACEPTA TU CUERPO Y ELEVA TU AUTOESTIMA

A final de cuentas, cuando te despiertas por la mañana tienes dos opciones: Volver a dormir y seguir soñando, o levantarte de la cama y perseguir esos mismos sueños.

SRA

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?