Las sandalias de pata de gallo pueden lastimarte

¡Ojo con estos problemitas!
COMPARTE
Foto:
2016-04-07 | Autor : Karin Parcerisa

Las chanclas o sandalias de tipo "pata de gallo” se convirtieron en un boom de comodidad. Sin embargo, este tipo de calzado que no tiene gran soporte y tiene una división entre tu dedo gordo y el resto de los dedos puede no ser tan amigable.

Éstas fueron creadas para usarse por periodos de tiempo cortos, como para el baño o la playa, sin embargo, muchas personas las utilizan como calzado de diario, o casi diario causando un gran daño a su cuerpo.

Este tipo de sandalias no proporcionan el soporte necesario por lo que hace que el cuerpo tenga que hacer movimientos extraños como sujetarlas con los dedos con más fuerza causando lesiones en otras partes del cuerpo.

Debido a la forma en la que están diseñadas evitan que puedas caminar de manera natural y esto puede causar inflamación y dolor en rodillas, espalda, cadera, talones y columna vertebral. Sin contar con que puede formar ampollas y callos.

Recuerda que todos los excesos son malos por lo que si tú las utilizas de manera moderada y solo por periodos de tiempo cortos, no tendrás problemas físicos de ninguna especie.

Ahora que si te encanta este tipo de calzado busca unas que tengan un poco más de soporte, por ejemplo las que tienen tiras que puedes amarrar en tu tobillo. Elige unas que la parte que va entre el dedo gordo y los demás dedos no sea tan rígida. También usa unas que no estén tan planas, que tengan un ligero arco o un pequeño tacón para que el talón no se esfuerce tanto y el andar sea más natural.

No sacrifiques salud por estilo, pues éstos no están peleados.

Transforma tus viejas sandalias y haz que se vean increíbles otra vez :D dest

AQ

¿Qué te pareció?
 
 
 
 
 
 
 
Wow! Yaaay! Cool! Ayyñññ! Mmhh... #Not WTF?